Encontrar el propósito de tu negocio

Escribe en un papel a qué se dedica tu empresa, ¿en qué consiste lo que ofreces?

OfertaDar clases de BaileAyudar a PYMES a mejorar sus resultados

¿Por qué quieres hacer esto?¿Qué beneficio último trae al mundo eso que ofreces? Pregúntate hasta 5 veces, ¿y eso que les aporta a tus clientes, y al mundo en general?

¿Por qué?Aprenden a bailarTienen más beneficios y rentabilidad
¿Por qué?Encuentran un nuevo hobbie y rompen con su rutinaTienen menos preocupaciones, estrés y pueden dedicarse a la excelencia en sus proyectos
¿Por qué?Se olvidan de sus problemasDamos más libertad a las personas para perseguir y tener éxito en los proyectos que les importan
¿Por qué?El baile les ayuda a sanar y tener una vida más completaCuando las personas trabajan en las causas que les importan tienen un impacto positivo en el mundo
¿Por qué?Incrementar la felicidad a través del baileDar herramientas a las personas para cambiar el mundo

Puedes repetir este ejercicio con distintas ideas, o probar con alternativas, pero recuerda que el objetivo es alcanzar algo aspiracional que pueda hacer que otras personas quieran unirse a tu causa.

Más allá de la terminología, lo que consideramos esencial es que definas un objetivo trascendente que persigue tu proyecto, con el que las personas puedan sentirse identificadas, y que colaborar para conseguirlo les haga sentirse autorrealizados. Este objetivo está matizado con la “personalidad” de tu marca. Valores, cultura empresarial y atributos de marca.

En ocasiones, algunas empresas tienen definido un propósito para cumplir con este “requisito teórico”. Hacen “check” en la lista y continúan con la siguiente tarea, pero lo hacen sin comprobar si su propósito es inspirador. Por eso es recomendable validar que tu propósito es inspirador y que las acciones de la compañía realmente están orientadas a alcanzar ese propósito. Tener definido tu propósito por complir este requerimiento, pero sin que se convierta en la razón de ser de tu empresa, no genera ningún impacto. Puedes hacer esta evaluación por tu cuenta o el equipo de dirección de tu empresa, realizar una breve encuesta para ti, tus empleados, clientes o incluso no clientes. Después de recordar la misión que vais a evaluar, las dos preguntas clave son: en qué medida (Valora de 0 a 10) les resulta inspirador el propósito definido, y  en qué medida creen que la compañía tiene ese propósito en mente en todo lo que hacen. Para hacer esto es recomendable que cojas otras dos empresas de referencia y hagas las mismas preguntas respecto a ellas, de esta forma tendrás algo con lo que comparar los resultados que obtengas para tu empresa. Con estos aprendizajes puedes realizar ajustes para alcanzar una misión verdaderamente movilizadora.

Por ejemplo, la misión de Google podría definirse como:  Nuestra misión es organizar la información del mundo.

Pero con un pequeño ajuste tiene más “Gancho” (te dan más ganas de ayudar, si sólo tienes en cuenta la misión): Nuestra misión es organizar la información del mundo y hacer que sea útil y accesible para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.