Para que una encuesta sea representativa necesitas tener un mínimo número de participantes, y que las personas que respondan a la encuesta sean representativas de la población objetivo. Teniendo esto en cuenta debemos intentar acercarnos al máximo a esta premisa, pero aunque sólo seamos capaces de enviar la encuesta a 10 personas podemos sacar muchos aprendizajes de ello. Tendremos que asumir que trabajamos con incertidumbre y no pueden ser conclusiones extrapolables, pero a pesar de esto podemos identificar grandes insights.

Para realizar estas encuestas puedes utilizar herramientas como Google Forms, o SurveyMonkey, y enviar el formulario que diseñes por email o whatsapp a personas que representes tu público objetivo (contactos que pudieran ser tus clientes).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.